martes, 24 de enero de 2012

COMBATE DE SAN ANTONIO DE IRAOLA

Porque involucra a antiguos vecinos de estos “Pagos”, y porque estamos en un nuevo aniversario, vamos a historiar ligeramente el llamado “Combate de San Antonio”, librado el 13/09/1855 -hace 156 años-, entre Guardias Nacionales al mando del Cmdte. Cnel. Nicanor Otamendi, y caballería indígena del Cacique Yanquetruz.
Para ubicar al oyente, digamos que tras la caída de Rosas en 1852, se rompe la delicada paz que aquel mantenía con sus tratados con las distintas tribus del llamado “desierto”. Así, tras el desastre de Sierra Chica en que la ambiciosa expedición con la que el Cnel. Emilio Mitre pensaba escarmentar a las tribus, sufrió la humillación de la derrota total a manos de Catriel, Calfucurá y Cachul, todo el “desierto” levantó sus lanzas como nunca antes.
Con el afán de encontrarle un remedio a la situación, se le ordenó al Gral. Hornos (sobre quien en cualquier momento hablaremos pues sus restos descansan en el cementerio local), que preparara su ejército en Azul, con la intención de batir hacia el sur de la provincia, abriendo abanico a este y oeste. Estando en eso, y sabiendo que el campo se movía y mucho, ordenó al Cnel. Nicolás Otamendi, que al frente de un cuerpo de 128 plazas de Carabineros de Guardias Nacionales, se adelantase en observación. Éste sale desde Azul, siempre bajo la atenta vigilancia de descubiertas indias que no le perdían pisada, y que a medida que se aleja de esa base de operaciones comienzan a acosarlo con mayor insistencia. Así, al atardecer del día 12/09 llegan a la Estancia “San Antonio”, de José G. Iraola, donde ante la cada vez más comprometida situación, ordena parapetar hombres y animales en el gran corral de palo a pique, distante algunas cuadras de la población principal, decidido a resistir y dar combate, esperando recibir refuerzos. Es así que poco después, en la madrugada del día 13 la gente de Yanquetruz ataca de firme, mandando los caballos por delante desplazando a los lanceros como infantes, pudiendo así llegar a la empalizada sufriendo menos bajas, y comenzar el combate cuerpo a cuerpo; a todo esto, los montados de los soldados, totalmente enloquecidos por la gritería infernal, el estruendo de las armas y el revuelo del combate, atropellaban sin control al no poder escapar del corral. Como resultado del combate, 126 hombres murieron, salvándose un “trompa” que es llevado cautivo, y un soldado apellidado Roldán, que gravemente herido, fue dado por muerto, quien recuperado narró lo sucedido.
Entre los muertos estaban el Capitán Cayetano de la Canal y su hijo, el Tnte. 1°, Pedro. Ambos descansan en una pequeña y siempre pulcra bóveda del Cementerio de Magdalena, donde una placa de mármol, según el lenguaje y abreviaturas de la época, reza: “Aquí descansan los restos del Capitán de Gs. Ns. Dn. Cayetano de la Canal é hijo Dn. Pedro de la Canal Teniente 1° del mismo escuadrón murieron peleando valientemente con los Salbajes de la Pampa en San Antonio ala Cabesa de su Escuadrón el día 12 de octubre de 1855 este benemérito y buen amigo murió a los 48 años siete meses y su hijo a los 24 dos meses. Su esposa é hijos y demás deudos le dedican este recuerdo pa. que inmortalise su memoria y valiente comportación”. (Por error se ha grabado ‘octubre’ en lugar de septiembre).
El escritor Oscar Julianelli, en su historia novelada “Un grito en el desierto”, supone el momento de la muerte de nuestros héroes narrado por el soldado sobreviviente, de este modo: “Vi morir al Capitán De la Canal alcanzado de un bolazo en plena frente. Nunca podré olvidarme de esto puesto que el hijo, también soldado, vio al indio que había matado a su padre y se le tiró encima con una furia y rabia increíbles. Tenía tanto odio y tantas ganas de venganza encima, que el salvaje, a pesar de ser mucho más grande, no aguantó ni un minuto; tres sablazos cruzados y un montón de patadas acabaron brutalmente con él. Después, un lanzazo por la espalda acabó con la vida del joven De la Canal”.
El sitio del combate, se encuentra a 5 kms. de la actual ciudad de Benito Juárez.
Vale agregar, para ubicar al oyente, que este Capitán De la Canal había nacido en 02/1807, siendo su padre Juan José de la Canal Rivero, Tnte. Alcalde del “Pescado” y luego Juez de Paz, ubicándose este sitio a la altura del Km. 16 de la actual Ruta 11, en el arroyo de tal nombre. Fue su madre Micaela Gómez de Saravia y Ponce de León, quien le dio 7 hermanos.
Por su parte, el Capitán estaba casado con María Ramírez, con quien tenía otro hijo, Victorio, a la postre, fundador de la ciudad de Necochea.
...............................................................................................

Como los laureles deben llevárselos quienes hicieron los méritos, decimos que hemos extraído estos datos, de: “Callvucurá y la dinastía de los Piedra”, de Estanislao Zeballos; “Catriel y los indios pampas”, de Alberto Sarramone, y de los estudios genealógicos de Don Roberto De la Canal -de Chascomús- que quizás nos esté escuchando.

La Plata, 8 de septiembre de 2011

("Poetas Criollos... y otras yerbas" - Micro Nº 25 - Aud. "Canto en Azul y Blanco" - Radio Univ. Nac. de La Plata)

No hay comentarios:

Publicar un comentario