sábado, 23 de febrero de 2013

OMAR J. MENVIELLE


LR 11 – Radio Universidad – “CANTO EN AZUL Y BLANCO”
Micro Nº 44 – 11/02/2012
         Con su licencia, paisano!
        Acomodado en la cocina grande, junto a la ventana para tener mejor luz, mientras gustamos un mate, vamos a ver si hablamos de “Poetas Criollos… y otras yerbas”.

OMAR J. MENVIELLE  u Omar Javier Menvielle, tal su nombre completo, nació el 9/02/1897 “en el 
porteño barrio de la Concepción”, siendo sus padres Da. Manuela Baldomera Sánchez de Boado y Don Juan Menvielle, hacedores de un hogar que alumbró 6 hijos. Por parte de madre descendía de D. Juan  Sánchez de Boado, quien tomó parte activa en las invasiones inglesas y financió “un batallón de gallegos”, siendo su bisabuelo Don Domingo Sánchez de Boado, Tnte. Cnel. y Comandante de Caballería en Chascomús.
Omar Menvielle según su amigo
Cacho Marenco
Su padre, francés de origen bearnes, fue un fuerte inversor en campos, por lo que llegó a tener 4 grandes estancias: “Los 4 Pozos” en Olavarría, “El Porvenir” en Ayacucho, “El Mataco” en Bragado y “La Tribu” en Rauch, más una propiedad en la ciudad capital. Y si bien su nacimiento fue en ésta, quizás se debió a una cuestión sanitaria, ya que inmediatamente se trasladan a la estancia de Olavarría, donde hemos visto, están fechadas las tarjetas de invitación a su bautismo.
La conocida como ‘crisis del año 30’ llevó a la quiebra a Don Juan, y Omar -que por entonces cursaba tercer año de medicina-, fue requerido por el padre, para que junto a otro de sus hijos, se encargaran de liquidar los bienes de manera de ir saldando las cuentas. Cinco años de ardua vida campera le insumió a los dos hermanos dicha misión, cumplida la cual Omar se estableció en Buenos Aires, empleándose en YPF, y casándose en 03/1934 con Raquel Inés Nieto Garralda, de cuya unión nació un hijo que llevó su nombre, que fue veterinario y también poeta, aunque siempre mezquinó sus versos.
Parecería ser que joven, la vida de campo lo motivó a volcar al papel sus versos, con mucha precisión y conocimiento, con un dominio absoluto de todo lo atinente a la vida rural vinculada a las tareas ecuestres; justamente por eso, es que en tiempos de sus primeras publicaciones se lo bautizó “El poeta del caballo”.
Nos contó su hijo y por eso nos animamos a repetirlo, que fue un ‘famoso parador’, hombre de salir caminando con el cabresto en la mano en una rodada, situación que a veces provocaba encarando un campo arado a través.
Supo contar que fue “Los Medinas” el verso que lo hizo conocido entre el gauchaje, a lo que nosotros le agregamos que en él hay casi un autoretrato, ya que su apellido, era a veces simplificado por los paisanos, transformándolo en “Medina” (nombre más de afín a sus conocimientos), y motivo quizás también, para que en alguna de las viñetas con que Marenco lo ilustró, aparezca si figura paisana, chanza en secreto que se jugaron como amigos, ya que el caso no está aclarado en el libro, y me fue indicado por su hijo.
A propósito, su primera publicación se llamó “Albúm Gaucho” y apareció hacia 1942 con ilustraciones de Jorge Daniel Campos, conteniendo unos 12 versos, los que prácticamente volvieron a repetirse más otros 14 nuevos, en el libro “Relinchos”, con una  edición en 6/1962 y una 2da. en 7/1964, en la que consta que el mismo había merecido “Premio del Ministerio de Educación y Justicia a la producción regional en la especialidad. Región Pampeana, trienio 1960/62”. Toda una curiosidad tal distinción para con un libro tan gaucho.
Pero si ver cualquiera de sus libros es hoy una curiosidad, una curiosidad más grande es que una firma consignataria de Azul, “Carlos R. Azcona y Cía S.A.”, reeditó para repartir entre clientes y amigos, el libro “Relinchos” y “De Mi Marca” de Pedro Risso, desconozco si en forma facsimilar o no.
Supo tener por Chascomús un rancho para disfrutar su ocio, y en ocasión de que se remataran pertenencias que allí había, nos contó un pajarito que nuestro amigo Juancito Oar, arreó con los horcones, como grato recuerdo, pa’ su querencia.
Omar Menvielle, falleció hace 45 años, el 15/04/1966, a los 69 años.
                                                                                                   La Plata, 8/02/2012

1 comentario:

  1. Estimado Sr. Carlos, Hace años que ando buscando libros de Menvielle y de Pedro Risso. Creo que los libros de Carlos Azcona son los originales, usted alguna vez vio las reediciones ?
    Le envio saludos

    ResponderEliminar