lunes, 16 de septiembre de 2013

HÉCTOR DEL VALLE

LR 11 – Radio Universidad – “CANTO EN AZUL Y BLANCO”
Micro Nº 26 – 17/09/2011

Con su licencia, paisano!
Acomodado en la cocina grande, junto a la venta para tener mejor luz, mientras gustamos un mate, vamos a ver si hablamos de “Poetas Criollos… y otras yerbas”.

La página de hoy es para HÉCTOR DEL VALLE, de quien, al igual que hiciéramos con Moreno Palacios, dejaremos de lado su virtuosismo guitarrístico y su lucimiento como cantor, para abocarnos a su faz de poeta criollo.

Nació en Sarandí, Avellaneda, a las 7.30hs. del sábado 12/09/1936 -por lo que el pasado lunes ha cumplido años-, siendo su familia nativa de Barracas al Sur. Por entonces era Avellaneda un emporio de la gauchería, con más de 600 reseros registrados, y con tropas llegando desde la llanura profunda con destino a los frigoríficos. Y su casa -que era casa de músicos, con un tío que cantaba antiguos estilos y milongas no menos-, recibía a menudo, reseros, cantores, payadores y verseadores, portadores de una expresión criolla que lo marcó, llevándolo -andando el tiempo-, a iniciarse en la composición de sus criollos versos.
Preocupado por hablar con fundamento, se nutrió en la lectura de buenos autores, y su profesión de cantor criollo que lo llevó a recorrer toda la provincia, le brindó el paisaje y el contacto con gente campera, completando así su aprendizaje.
La consistencia rítmica de su guitarra la trasladó a sus versos, y así, con un lenguaje popular mechado con expresiones camperas, le escribió a ranchos, pingos, pilchas, personajes, parejeros, tareas, boliches, por decir algo, pero su continua afición por la lectura de temas históricos, terminó por volverlo un entendido en la historia fronteriza de fortines y tolderías, y en estos temas, siempre al modo criollo, abordó la composición de su poesía, con asuntos e historias nunca antes referidas.
Del Valle es un buen poeta, conciso, claro en su expresión y original en su creación, y si durante mucho tiempo privilegió su condición de cantor relegando su realidad de poeta, finalmente le abrió las tranqueras, floreciendo así las siguientes publicaciones: “Hablando en Criollo”, “Entre los Talas”, “Cantando lo Mío”, “Bordoneando”; y con condición de revista publica en 2001 “Héctor del Valle con la historia Argentina”, que sería, de alguna manera, un anticipo de su más preciado libro aparecido en 04/2004, “Cosas de la Historia Chica”, de importante formato y con 422 páginas.

Entendemos que inéditos en condición de libro existen otros dos trabajos valiosos: “El Cacique Blanco” y “La Cautiva Julia Llanos”.

6 comentarios:

  1. hace como 4 años estoy buscando ese libro para cmprarlo y no lo encuentro.Soy de Mar del Plata

    ResponderEliminar
  2. por favor si saben algo de ese libro avísenme "Cosas de la historia chica"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Alejandro, desconozco si en tu ciudad está en alguna librería; lo que ocurre es que normalmente Héctor vende sus trabajos personalmente en los lugares en que se presenta. Por ejemplo, los domingos en la Feria de Mataderos, tiene un puesto.
      Escribile a esta dirección: Anatole France 726 (1870) Avellaneda haciéndole la consulta, si bien el debe estar en Punta Indio, ya se va a enterar si llega tu carta.
      Suerte.
      Carlos

      Eliminar