lunes, 13 de agosto de 2012

CHARRÚA: Gualberto Gregorio Márquez

LR 11 – Radio Universidad – “CANTO EN AZUL Y BLANCO”
Micro Nº 3 – 2/04/2011
La página de hoy a la memoria de Néstor González
Con su licencia, paisano!
Acomodado en la cocina grande, junto a la ventana para tener mejor luz, mientras gustamos un mate, vamos a ver si hablamos de “Poetas Criollos… y otras yerbas”.


CHARRÚA
El primer poeta que marcó mi vida de verseador ha sido Charrúa. Cuatro años tenía cuando a instancias de mi padre, memorizaba versos suyos como “Mi Tropilla” o “Mis Pingos”. Andando el tiempo, después de haber volcado mis propias inquietudes a la escritura, reconocí su grata influencia.
Muy poco se ha conocido del poeta más allá de sus composiciones. A fines de los ochenta, gracias al poeta, guitarrista e investigador Ismael Russo, conocí los datos del certificado de defunción extendido en el Hospital Alemán, informando que había fallecido el 31/10/1962 pero con una edad insegura. Dos meses antes había aparecido su último libro, y en éste el prologuista, informaba que el autor “…pisa firme sus 86 años de edad”. En base a esto aventurábamos en escritos que por entonces hicimos, que había nacido en 1876.
Pero… ¿quién es Charrúa? Su nombre real es Gualberto Gregorio Márquez, hijo de Adela Massey y Eduardo Joaquín Márquez, nacido en Uruguay el 17/Noviembre/1876.
Esta circunstancia ha hecho que siempre se lo considerase “oriental” y así lo afirmaba su seudónimo, pero en realidad, los estudiosos e investigadores de la hermana república nunca lo consideraron tal, al punto que no figura en sus antologías. Lo cierto es que siendo niño se radica la familia en nuestro país, donde cursa estudios hasta el nivel terciario que no completa, dedicándose desde joven a la administración de establecimientos rurales en el partido de Gral. Las Heras.
Omar Menvielle hijo, supo contarme que fue muy amigo de su padre y frecuentaba mucho su casa, recordando que tuvo campo por 25 de Mayo.
En su verso “Lo Que Soy”, expresa:
“Yo soy nativo uruguayo / siendo mi madre porteña, / por eso mi “santo y seña” / es “25 de Mayo”; / de frente y no de soslayo / miro a este suelo divino, / defiendo de él lo genuino, / lo tradicional que quiero, / por lo que me juego entero / como el mejor argentino.”
Hombre curtido ya, llega a publicar después de los 60 años, es así que su primer libro, “Campo y Cielo” apareció en 1938; a éste le siguió “Sentir Lo Argentino” en 1943, el más difundido y del que se vendieron 16000 ejemplares; luego vino “Con Todo El Lazo” en 1948, y cerrando la producción, en 1962, “Rastrillada”.
Temas suyos como “El Desafío”, “Temblando”, “Tata no quiere” o “Lo que quiero tener”, le dieron popularidad en voces de distintos intérpretes que incluso los grabaron.
Tanto podía expresarse en un modo muy paisano, como también hacerlo en un lenguaje más pulido, pero en cualquier forma manifestaba un profundo conocimiento de la vida campera, y se expresaba como un encendido defensor y difusor de esa vida criolla.

4 comentarios:

  1. linda nota Carlos, vendio 16000 ejemplares!! Ee esos años (inclusive hoy) seria un "best seller", no?
    Un abrazo
    Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como vos decís, a pesar de la "palabrita"...

      Eliminar
  2. En el momento no encontre otra palabra o expresión, entonces digamos que vendio libros como p`hacer dulce.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. MIS SINCERAS FELICITACIONES POR RECUPERAR NUESTROS POETAS.

    ResponderEliminar